Cuando pareciera que vas a tener un día tranquilo, yendo a trabajar o para salir a algún otro lugar podrías llegar a notar como alguna de tus llantas se encuentra más baja que las demás, y si crees que podrás manejar con normalidad, considera que teniendo sólo tres llantas buenas corres el riesgo de no llegar a salvo a tu destino, porque además de exponerte puedes causar un accidente que afecte a los demás conductores o peatones.  

Sí aún cuentas con la fortuna de no saber lo que se siente tener que hacer un cambio de llanta por primera vez, esperemos que sigas así, sin embargo también debes considerar que nunca está de más saber cómo reemplazarla, ya sea para ti o para algún familiar o amigo cercano.

Por esa razón te queremos presentar los 6 pasos para cambiar una llanta, y no quedarte a esperar recibir ayuda:

  1. Coloca el coche en un lugar seguro

Antes de cambiar la llanta debes asegurarte de que el coche esté estacionado en un lugar plano y estable, es decir que si se encuentra entre piedras o arena deberás moverlo, además tendrás que encender las luces de seguridad de tu coche y ponerlo en “Park” o en primera si es manual, asegúrate de que no tenga movilidad alguna.

  1. Saca las herramientas de tu coche

  • Llanta de refacción, esta debes estar en óptimas condiciones.
  • Una llave de cruz.
  • Gato hidráulico.
  • Guantes de trabajo, esto puede ser opcional.
  • Triángulo de reflector de emergencias y una lámpara, esto en caso de hacer un cambio nocturno.
  1. Afloja las tuercas

Aflojar las tuercas de la llanta ponchada, mientras el coche está aún en el suelo, deben ser removidos con ayuda de la llave de cruz en sentido opuesto de las manecillas del reloj, puedes ayudarte con el peso del cuerpo, pero recuerda que es sólo aflojarla y no quitarlas.                

  1. Levanta el coche

Ahora para proceder con el cambio debe hacerse el levantamiento del coche, primero debes colocar el gato debajo del coche en un ángulo de 90° y levantarlo hasta que tenga contacto con el coche, es decir levantarla entre unos 10 o 15 cm por encima del suelo y retirar la llanta ponchada, para guardarla en la cajuela.  

  1. Coloca la llanta de refacción

Ahora se deberá colocar la llanta de refacción, primero deberás alinear los orificios del rin de la llanta de refacción con los birlos en cada uno de los orificios del rin, empuja la llanta hasta atrás de manera que quede bien puesta para proceder a colocar las tuercas en cada uno de los tornillos.   

  1. Baja el coche

Ahora podrás bajar el coche, con ayuda del gato hasta que todas las llantas toquen el suelo, después podrás terminar de apretar las tuercas con la llave de cruz, para después retirar el gato hidráulico y listo, vuelve a guardar tus herramientas, asegúrate de no dejar nada en tu área de trabajo, y procede con tu rutina.

No olvides:

  • Si tu llanta de refacción es temporal, no manejes a altas velocidades y reemplázala lo más rápido posible.
  • Un mecánico puede revisar los tornillos de la llanta para estar más seguro.

> Te puede interesar leer nuestra entrada: Cuidar las llantas para manejar de forma segura

Ancona, refacciones especializadas en el sureste de México