Hay ocasiones en las que el coche suele utilizarse mucho más que en otras temporadas, y es en esos viajes cuando la tapicería suele quedar más expuesta a que pueda ensuciarse por comida, refrescos, café entre otros líquidos.

Por lo regular la limpieza general del coche suele realizarse cuando todo el exterior se encuentra sucio, por lo general después de las lluvias, pero hay ocasiones en las que el interior se encuentra más sucio que el exterior y con un aromatizante se puede controlar momentáneamente el mal olor, pero las manchas pueden volverse más complicadas de quitar conforme pasa el tiempo.

Existen manchas específicas que deben lavarse de diferente manera para poder quitarse completamente, pero de manera general el coche debe tener una limpieza interior utilizando primero una aspiradora, después se puede proceder a lavar cada espacio con agua y jabón frotando cada lugar y después se retira la espuma con un trapo, y se deja secar.

Limpiar la tapicería del coche de líquidos como el café o la grasa de ciertos alimentos puede ser complicado si no se conocen las técnicas adecuadas.

Algunas de las manchas comunes que suelen tenerse en un coche son:

Café

Derramar el café suele ser un suceso típico sobre todo en las mañanas de camino al trabajo, lo mejor para limpiarlo es diluir de inmediato la mancha con agua fría y secarlo con papel o trapos limpios.

Si la mancha persiste se puede utilizar un pulverizador de limpiador de cristales dejándose reposar durante 5 minutos, la ventaja es que no se obtiene un residuo jabonoso como sucede con los limpiadores tradicionales, que incluso atraen más suciedad después de usarlos.

Grasa

La suciedad de la grasa suele ser la más difícil de quitar, para poder quitarla se debe frotar disolvente de pintura con un paño de algodón, además debe ponerse sal en la mancha hasta que se absorba la grasa y después con una aspiradora limpiar los residuos.

También puede usarse harina de maíz, debe dejarse reposando durante toda la noche y al día siguiente se podrán quitar los residuos utilizando una aspiradora.

Alcohol

El alcohol dentro de un coche debería quedar totalmente prohibido, no solamente para el conductor que está obligado a mantenerse en estado de sobriedad mientras conduce, sino que los demás pasajeros también deben encontrarse en buen estado para no distraer al conductor y evitar los derrames de alcohol.

Cuando es inevitable que alguien derrame alcohol en el coche deberá diluirse la mancha lo más pronto posible con abundante agua fría para que la tela no pierda su color permanentemente.

Yogur

Las manchas de yogures o lácteos también suelen ser comunes, sobre todo las ocasionadas por los niños o estudiantes que por las mañanas van tomando estas bebidas.

Para quitar perfectamente la mancha debe frotarse agua con jabón neutro, incluso puede usarse gel de baño, y con una esponja deberá lavarse hasta que no quede rastro alguno de la mancha.

Vómito

Una de las manchas que suelen ser más común de lo que a muchos conductores les gustaría poder evitar es el vómito de los niños, adultos o incluso las mascotas.

Al ser un tipo de ácido debe diluirse y neutralizarse, por lo que se puede utilizar agua mineral o una mezcla de bicarbonato de sodio con agua para quitar la mancha.

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México