Los faros de tu coche se pueden poner opacos cuando se mantiene estacionado durante mucho tiempo en una zona muy salina o con mucho sol, esto es lo que ocasiona la apariencia de estar empañados y que inclusive se tenga un menor brillo en las luces.

Los faros del coche tienen una fina película que funciona como protección, pero con el paso del tiempo estos se queman o se estropean ocasionando que queden opacos; con esto se puede detectar si un coche es antiguo, ya que solo bastará con mirar si los faros delanteros están amarillos u opacos.

El plástico con él que se fabrica la protección de las luces está hecha de policarbonatos, estos  proporcionan grandes ventajas al fabricante, ya que es un material muy moldeable y menos pesado, al mismo tiempo que es fuerte y presenta mayor resistencia a los impactos; el material es difícil de rayar y proporciona mayor transparencia a la luz que es emitida por la fuente lumínica instalada.

A pesar de que la protección es elaborada por un buen material el mayor inconveniente que representa es la alta degradación por el sol, la oxidación y la suciedad; siendo estos sus mayores enemigos que convirten la degradación en la opacidad de la superficie o en que se torne de un color amarillento.

Los faros del coche se deben cuidar no solamente para mantener la estética sino para ayudarte a tener una conducción eficiente.

La degradación no es simplemente una cuestión que afecta a la estética del coche, sino que pone en peligro la seguridad del conductor y los pasajeros al impedirse la adecuada difusión de las luces delanteras.

La visibilidad exterior del coche se ve disminuida cuando los faros se muestran opacos, y esto ocasiona que se presenten diversas condiciones que ponen en peligro al conductor, empezando por que será menos visible en la nieve, niebla, tormentas, etc.

La mayoría de los faros que son de plástico pueden limpiarse en casa, sin embargo si se trata de los faros de vidrio es mejor llevarlos a revisión con especialistas técnicos.

Antes de limpiar los faros de tu coche, primero debes inspeccionarlos a la luz del día, con las luces tanto apagadas como encendidas; esto te ayudará a determinar el daño que tienen y a elegir el método de limpieza más efectivo. Para limpiar los faros de tu coche existen diversas maneras que los conductores han usado, pero primero debes comenzar lavando todo el coche, o al menos solo la parte delantera para quitar toda la suciedad.

Limpia los faros de tu coche con alguna de las siguientes técnicas:  

  • Pule los faros utilizando pasta dental.
  • Utiliza jabón y lija.
  • Aplica los productos comerciales especializados en la limpieza de los faros.

Para evitar que los faros de tu coche vuelvan a quedar opacos en tan solo semanas o meses después de limpiarlos, te recomendamos utilizar un sellador UV, protector spray o incluso un film protector para evitar que se dañen como la primera vez.

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México