Es común que después de algunos años los coches comiencen a oxidarse, especialmente en zonas donde el salitre está en contacto directo con el coche.

Las manchas de óxido además de verse mal estéticamente, devalúan el valor de un coche al momento de venderse y la fortaleza de la carrocería se ve debilitada.

Dar mantenimiento al coche completo es tan importante como el mantenimiento que se le brinda al motor, por lo que esto debe incluir a la carrocería que también es un elemento significativo, se encuentra más expuesto al medio ambiente ocasionando pequeños daños que pueden generar una apariencia descuidada y que llegan a afectar el desempeño del motor.

Los coches que tienen partes oxidadas reflejan que el coche ya tiene varios años siendo usado y que no se le ha dado el mantenimiento adecuado.

A pesar de que el óxido es algo natural que ocurre en todos los metales sobre todo cuando estos se ven expuesto a grandes cantidades de humedad, se genera una reacción química que oscurece los metales y si la luz del sol se ve reflejada directamente sobre el metal se acelera el proceso de oxidación.

El mantenimiento adecuado del motor y la carrocería es la mejor manera de prevenir el óxido.

El óxido a pesar de ser un proceso natural deja expuestas partes del coche a la fricción del ambiente, esto genera fallas como el sobrecalentamiento y averías.

Si el coche tiene algún corte en la parte superficial es importante repararlo, ya que el óxido se come todo el metal y el hule del coche, por lo que mientras más pase el tiempo el metal del coche se ve expuesto directamente a la intemperie y ocasiona daños mayores a la carrocería.

Tener una carrocería en buen estado demuestra que el coche tiene un buen mantenimiento, por lo que al momento de desear venderlo el valor del coche puede mantenerse estable y no disminuir por su descuidada  apariencia.

Cuidar el coche no es solamente cuestión de estética, sino de alargar la vida útil del coche.

Cuida la carrocería para prevenir el óxido en el coche

  • Repara todos los golpes que tenga el coche y que puedan penetrar la lámina superficial, sobre todo si en algún golpe se muestra el metal de la carrocería.

*Cuando el metal del coche queda al descubierto se produce un deterioro considerable de la carrocería conforme pasa el tiempo hasta que se repara.
  • Evita que la suciedad se acumule, el sarro oxida el metal dañando las juntas y bisagras, para prevenirlo mantén las partes engrasadas.

  • Limpiar, lavar y encerar la carrocería del coche a menudo te ayudará a prevenir este tipo de corrosión.

  • Si vives en una zona cerca del mar es importante que puedas eliminar el salitre o la arena que se pueda encontrar debajo y en el interior del coche.

* Los daños pueden surgir por la sal, ya sea por vivir cerca de la costa o por la nieve.

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México