El clutch o embrague es una pieza mecánica que es propia de los coches que son equipados con caja de cambios manual. El embrague es el elemento que permite transmitir o desconectar la potencia del motor hacia la caja de cambios de un coche, es decir que su principal objetivo consiste en permitir que se realice el cambio de marcha a otra y que este absorba las sacudidas de la transmisión.

Un kit de clutch desgastado presenta ciertas irregularidades como deslizamiento, es decir que se patina porque cuando el motor aumenta de velocidad el coche no presenta la velocidad indicada, y se impide que el arranque no se produzca suavemente sino con dificultad, además se transmita el par y la potencia del motor a la caja de cambios y al terreno. Este tipo de situaciones suelen ser incómodas y peligrosas, y son un gran aviso de que se debe cambiar urgentemente el clutch.  

La vida de utilidad que suele presentar el clutch es de aproximadamente 150.000 km pero esto dependerá  del tipo de conducción y de los trayectos que se realicen.

En el interior del sistema de clutch suceden acciones que se ejercen cuando se está conduciendo y que pueden dividirse en tres fases:

  • Embrague

Para permitir el movimiento de las llantas del coche, el embrague se queda acoplado al volante del motor, disco de embrague y prensa.

  • Desembrague

Cuando el pedal del embrague es pisado desacopla el sistema para conseguir la posición adecuada para realizar el cambio de marcha (Poner el coche en 1ra. 2da. 3ra. etc.)

  • Fase transitoria de deslizamiento

Se cumple la principal función del embrague, modera los choques mecánicos para que los cambios que se realicen no sucedan con brusquedad, siendo el momento en el que se une progresivamente la prensa, el disco y el volante.

La pieza que suele estar más desgastada es el disco de embrague, esto sucede porque el revestimiento pierde grosor con los sucesivos desembragues, lo que ocasiona que a medida que el revestimiento del disco se desgaste la presión del diafragma ya no sea la suficiente para acoplar el volante motor al disco y  que el clutch presente irregularidades.

El proceso de conectar y desconectar el plato de presión y el disco de embrague se produce cada vez que el coche arranca y cuando realiza un cambio de marcha, este proceso del embrague genera que se desgasten los componentes por medio de la fricción, por lo que después de muchas acciones el resultado es que el plato de presión y el disco de embrague queden desgastados y necesiten cambiarse.

Los hábitos de cada conductor hacen que la duración del plato de presión y embrague varíe entre cada uno de ellos.

Según el tipo de mando o el número de discos se pueden establecer distintas tipologías de embragues, estos pueden ser utilizados indistintamente en modelos de coche muy similares, los mandos pueden ser:

  • Hidráulicos (no incorporan ningún disco.)

  • Mecánicos.

  • Centrífugos.

  • Eléctricos.

Para cotizar un kit de clutch  debes proporcionar el año, modelo y litraje del motor de tu coche.

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México