Una de las situaciones más comunes, y que por lo regular suelen ocasionar un gran miedo a los conductores es cuando se está manejando a una gran velocidad por la carretera y que de repente se ponche una llanta, esto sucede por las muchas escenas de películas donde siempre que una llanta se poncha se pierde el control total del coche y ocurre un grave accidente.

Si un conductor respeta los límites de velocidad y sigue las recomendaciones de seguridad no debería asustarse demasiado, a diferencia de los que exceden el límite de velocidad establecido, ya que el sonido repentino de la llanta puede ocasionar un gran susto que inmediatamente se quiera frenar el coche, sin tomar en cuenta nada más.

Por lo general cuando un coche presenta alguna irregularidad la primera acción impulsiva que suele realizarse es frenar, creyendo que es la mejor opción pero hacer esto en vez de ayudar a mantener el control puede causar que el coche se mueva bruscamente y que incluso el coche se pueda volcar.

Lo que se debe hacer cuando se comienza a perder el control del coche es ir soltando el acelerador y encender las luces de emergencia dando pequeñas pisadas al freno y tomando el volante con firmeza.

La razón por la cual se debe mantener la firmeza del volante es debido a que el desnivel que se genera por la falta de aire de la llanta y sumando la velocidad a la que se iba se puede mover dirección del coche sin control, por lo que sujetando el volante con firmeza se puede dirigir el coche hacia un lugar seguro en vez de permitir que el coche elija la dirección.

Esto es lo que debes hacer ante una pinchadura de llanta

  • Es un hecho que el sonido será intenso y te sorprenderá, pero debes tratar de mantener la calma.

  • Debes mantener ambas manos en el volante y sujetarlo con firmeza.

  • Evita frenar de golpe, mantén el pie en el acelerador.

  • Mantén la dirección del coche lo más recta posible.

  • Frena lentamente para poder mantener el control del coche y poder reducir la velocidad.

  • Detén el coche en un lugar seguro.

Antes de detener el coche completamente para proceder a cambiar la llanta pinchada se debe tomar en cuenta lo siguiente:

  • Detenerse en recta y no en curva.

Cuando la pinchadura se realiza cerca de una curva es mejor terminar de recorrerla porque si te detienes en la curva los demás coches no tendrán la suficiente visibilidad para tomar sus precauciones y eso puede ocasionar un accidente mayor. En caso de no poder moverse de la zona de curva se deberán poner los triángulos antes de empezar la curva para advertir a los demás conductores.

Para cambiar una llanta lo mejor es estacionar en una calle recta y hacer lo posible por poder ser visibles ante los demás conductores.

  • Realizar el cambio de llanta en un lugar plano.

En muchas de las carreteras las calles no suelen ser del todo planas, pero para proceder al cambio de la llanta pinchada se debe realizar en una zona lo más plana posible, esto debe ser así porque al elevar el coche con el gato será más difícil que este se caiga o que avance, debe considerarse también poner el freno de mano y una roca debajo de la llanta.

  • Detenerse en una caseta de cobro.

Uno de los sitios más seguros para realizar el cambio de llanta en carretera es en una caseta de cobro, ya que se contará con la seguridad y el espacio suficiente para poder realizar todos los movimientos necesarios sin invadir los demás carriles, además de que cerca de la caseta podrán brindarte una mejor ayuda para ejecutar el cambio.

> Te puede interesar leer nuestra entrada sobre 6 pasos para cambiar una llanta

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México