El motor de un coche es una máquina construida que se encarga de convertir el combustible, ya sea gasolina o diésel, en un movimiento con la fuerza suficiente para que las llantas puedan girar y para que el coche pueda desplazarse, por lo que es importante cuidarlo.

Al encontrarse conectado a una serie de piezas y al bastidor, y si el armazón del motor se trata de tuercas y tornillos, es capaz de sentirse cada sacudida, ladeo y golpe que el coche tenga mientras se conduce, con esto el motor puede romper la parte de la estructura donde se asienta, pero este problema se puede resolver con el uso de los soportes de motor.

Dependiendo del modelo y el diseño, el motor del coche puede tener tres o más soportes.

Los soportes de motor son piezas pequeñas que se utilizan para estabilizar y alinear el motor del coche, también se encargan de cerrar la conexión entre el motor y el bastidor del coche, por lo que son un componente muy importante, sin embargo es importante recordar que debido a los abusos a los que son expuestos, no están diseñados para durar para siempre.

El diseño de los soportes de motor son muy sencillos, consisten en placas de fijación de metal con un bloque de goma en medio, que actúa como cojín o un aislamiento contra los golpes.

La pieza de goma se encarga de absorber los impactos y las vibraciones de las placas metálicas que se encuentran conectadas al perno de goma, al bastidor y al bloque del motor.

El diseño del motor sirve como aislamiento para que tanto el conductor como los pasajeros en el interior del coche no se vean afectado por todas las sacudidas, ruidos y vibraciones que tienen lugar mientras el motor está funcionando.

Sin los soportes, la vibración del motor y el movimiento harían que conducir fuera extremadamente incómodo.

Como mencionamos antes, los soportes de motor no están diseñados para durar por siempre, su desgaste ocurre con el tiempo, esto empieza con un rasgón en la parte de la goma, pero sólo será evidente mientras la rotura se haga más grande y los soportes comiencen a fallar.

Cuando el motor se mueve acelerando y desacelerando, el cambio de peso físico se vuelve evidente para el conductor, el golpeteo de metales pesados es un síntoma típico de que los soportes del motor están fallando.

No es recomendable conducir con el soporte del motor roto, la consecuencia más drástica que se tiene al conducir con un soporte en mal estado se tiene al moverse y girar violentamente, en especial durante la aceleración o conducción de alta velocidad, esto puede generar un daño físico si el motor gira lejos de un lado para permitir el contacto entre el motor y los lados del compartimiento del motor del coche, puede causar daños a las mangueras, bombas entre otros elementos que entren en contacto directo.

Para cotizar tú soporte de motor en Ancona, proporciona el modelo, año y litraje de tu coche.

 Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México