Tener frenos en buen estado brinda seguridad tanto para el conductor y los pasajeros como para el coche en sí, la seguridad es un elemento indispensable que ayuda a evitar accidentes por su funcionalidad, y por esto pueden sufrir un desgaste constante que nos resguarda y debe mantenerse en buen estado para que se eviten graves problemas.

En los coches existen 2 tipos de frenos:

  • Frenos de tambor

  • Frenos de disco

Los coches con frenos de disco son en la actualidad más utilizados por ser de una tecnología más nueva, en cambio en los frenos de tambor las balatas o pastillas se encuentran encapsuladas dentro del tambor, por lo que se vuelve más complejo cambiarlas, a diferencia de los frenos de disco que son fáciles de desmontar y de cambiar.

Muchos coches combinan los 2 tipos de frenos, los de disco para las llantas delanteras y los de tambor para las traseras, esto se hace para disminuir costos.

> Te puede interesar leer nuestra nota Conoce la importancia de los sistemas de frenos para conocer las características de cada tipo de freno.

La principal diferencia, y por lo que se distinguen las balatas delanteras de las traseras se encuentra en el tamaño, esto se debe a que las balatas delanteras tienen un mayor tamaño porque es en la zona frontal donde mayormente se concentra la fuerza de fricción cuando se realiza el frenado, es decir que al momento de frenar el peso del coche se transfiere al eje delantero, cargando más a las balatas delanteras.

Es por esa razón que las balatas delanteras se cambian con mayor frecuencia que las traseras,  y además de esto, los materiales de las balatas delanteras no son iguales que las traseras, respecto a la durabilidad y seguridad, deben ser distintos y su composición exacta es una fórmula diferente dependiendo de cada fabricante.

La mejor manera para saber cuándo se deben cambiar las balatas o pastillas de freno es acudiendo a una revisión mecánica, pero pueden presentarse algunos indicios que te ayudarán a saber cuándo es ideal acudir con un mecánico para realizar el cambio de las balatas, entre los indicios se encuentra:

  • Al pisar el freno se escucha un ruido muy agudo.

  • Cuando se pisa el freno debes presionar más profundo de lo normal el pedal.

  • Al pisar el pedal de freno este vibra.

  • Cuando se pisa el pedal de freno el coche tiende a moverse hacia un lado.

  • Al pisar totalmente el freno el coche se sigue moviendo.

  • Cuando al colocar el freno de mano este recorre más de lo normal.

Existen 2 tipos de balatas que puedes elegir:

Orgánicas: Son las más utilizadas y están fabricadas por un conglomerado de sustancias orgánicas e inorgánicas que se compactan mediante resinas.

  • El material blando favorece el tacto en la frenada.

  • Provocan menos ruidos.

  • Conservan mejor la pinza del freno de disco al no transmitirle calor.

Metálicas: Son fabricadas por pequeños compuestos metálicos -cobre, bronce o hierro- y pegadas mediante calor, son utilizadas en ambientes donde es necesario una pastilla todoterreno.

  • Gracias a los materiales metálicos son muy duraderas.

  • Soportan altas temperaturas sin perjudicar la frenada.

  • Se comportan bien con barro, agua, humedad, etc.

Para cotizar balatas o zapatas, proporciona el modelo, año y litraje de tu coche, además de especificar si son delanteras o traseras

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México