El termostato del motor es un dispositivo de gran importancia para el adecuado trabajo del motor del coche, la inyección del combustible y las emisiones contaminantes.

Este dispositivo es una válvula metálica con un resorte que es el encargado de regular el flujo del refrigerante o el agua del radiador para poder mantener la temperatura del coche en adecuadas condiciones.

El termostato evita que los líquidos dentro del motor fluyan hasta que no alcancen la temperatura adecuada para su funcionamiento, de acuerdo a las especificaciones del fabricante.

Hasta que el agua o refrigerante alcancen la temperatura adecuada el termostato permanecerá cerrado, pero cuando es abierto para bajar la temperatura el encargado es el abanico o ventilador.

Para mantener el motor de tu coche en buen estado es indispensable que el termostato funcione correctamente.

Esta pieza cumple la función de regular la temperatura, por lo que las virtudes que presenta son:

  • Trabaja con una refrigeración de 90°C aproximadamente.
  • Mantiene la circulación necesaria del refrigerante para conservar la temperatura adecuada.

Funcionamiento del termostato

Cuando el motor alcanza la temperatura ideal para su correcto funcionamiento, el material del termostato dilata su resistencia permitiendo que la presión del agua caliente o el refrigerante abra la compuerta; esto causa que el agua circule por todo el sistema de enfriamiento.

*El termostato suele indicar en la parte exterior la temperatura a la que se abre, esto es de utilidad al momento de reemplazarlo por otro.

Fallas que puede presentar el termostato

  • Termostato cerrado. Eleva la temperatura del motor, ocasionando que se recaliente hasta el punto de llegar a fundirse.
  • Termostato abierto. Baja la temperatura del motor, enfriándolo hasta desgastarse por la fricción de los metales, cuando se tiene baja temperatura se inyecta más combustible lo que ocasiona más contaminantes y menos rendimiento de gasolina.

En caso de que se presente alguna de estas dos fallas, es común que “se saque el termostato”, pero solamente si estás de camino a algún lado y no se tenga un repuesto en el coche; asegúrate de reponer el termostato tan pronto como puedas, ya que conducir sin esta pieza puede provocar serios problemas en el motor.

¿Cuándo se debe cambiar el termostato?

Es recomendable sustituir el termostato cuando se realiza alguna intervención asociada al circuito de refrigeración, como la sustitución de la bomba de agua, las mangueras o el radiador del motor; es indispensable que se sustituya siempre que se quede bloqueado en posición abierta o cerrada.

Cuando se sustituye el líquido refrigerante, cada 2 años, es recomendable que también se tenga un cambio de termostato.

*Se recomienda trabajar cuando el motor esté frío para evitar cualquier tipo de riesgo, como quemaduras o deformaciones de los distintos materiales.

Los termostatos son distintos dependiendo del tipo de motor en el que se instalen, ya que se abrirán o cerrarán de acuerdo a la temperatura que está indicada en ellos, para sustituirlo es importante tomar en cuenta la temperatura de trabajo indicada en la pieza.

Para cotizar tú termostato en Ancona, proporciona el modelo, año y litraje de tu coche.

 Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México