La conducción de un vehículo es considerada una actividad peligrosa, pero hay que tener claro que una conducción preventiva no es lo mismo que una actitud agresiva y violenta.

Según un estudio del Fondo de Prevención vial, el miedo, el estrés y el respeto son las tres principales emociones que genera la conducción

La intolerancia es un factor determinante para que ocurran accidentes de tránsito y otros sucesos en la calle, pero siendo intolerantes no sólo se agrede a los demás, sino que conducir se vuelve un sufrimiento de nunca acabar.

Para tratar la intolerancia al manejar se deben seguir una serie de pasos, como:

  1. Manejar sin fatiga

Cuando se maneja con una buena postura e hidratación la conducción se vuelve más placentera y segura, por lo que es necesario haber descansado bien antes de manejar.

  1. Sé prevenido

Lo ideal es preparar las rutas a tomar con antelación, esto es para evitar los accidentes o problemas viales, en caso de encontrarse con uno.

  1. Relájate

Maneja tranquilamente sin que tus emociones te afecten, al igual que si hay mucho tráfico es importante estar relajado mientras se espera para avanzar.

  1. Mantén una velocidad normal

Sí se conduce demasiado rápido no se tiene la capacidad de anticipar los movimientos de los otros coches, al igual que si se maneja muy lento puede ser blanco de accidentes.

Ancona, refaccionaria especializada en el sureste de México